Aula virtual CDAV


Acelerar, frenar y cambiar las velocidades de un carro no te hace un buen conductor. Tampoco las “acrobacias” que puedas hacer detrás del volante ni los años de experiencia que lleves conduciendo. 

Eres buen conductor si eres un  conductor preventivo 

El conductor preventivo evita al máximo los riesgos que lo ponen en peligro a él mismo, a los pasajeros del vehículo y a quienes comparten su espacio en la vía y está consciente de que la conducción es una actividad peligrosa que merece toda su atención y cuidado. 

El conductor preventivo es prudente, se tiene confianza, es sereno, tiene conocimiento de su oficio, es precavido, generoso en la vía, se mantiene alerta, es hábil. respondable y cuida de los suyos. ( Tomado de Blog de SURA)

Inicia aquí tu camino para convertirte en un conductor seguro.

CONTÁCTANOS

 

INICIAR CURSO.

CUÉNTENOS SU OPINIÓN.


Número de visitas a esta página 4135
Fecha de publicación 02/02/2018
Última modificación 29/06/2018